miércoles, 21 de noviembre de 2018
Portal de Infomed
 Página Inicial
Medicina de Rehabilitación en Cuba


Propiedades terapéuticas de las algas

Propiedades terapéuticas de las algas
Las algas constituyen la mayor vegetación de la flora marina, existiendo más de veinte mil variedades en los océanos, de las cuales, sorprendentemente, sólo se utilizan alrededor de una veintena para tratamientos estéticos. Estas plantas sin raíz, deben su color a la cantidad de luz que reciben, siendo muy apreciadas por su riqueza en sales minerales. Los “bosques marinos” de algas que viven en las frías aguas de la Bretaña Francesa son además un concentrado vitamínico que mejora el sistema nervioso y alivia el estrés.
Al igual que el agua marina, las algas tienen una concentración muy similar al plasma sanguíneo y entre sus múltiples acciones está el efecto sobre el metabolismo, ya que las sustancias activas de las algas facilitan la eliminación de toxinas por la vía renal y alivian el cansancio y el agotamiento. Su influencia sobre el sistema nervioso se debe a que los principios activos depositados en la piel estimulan las terminaciones del sistema nervioso.

El poder drenante y purificante de las algas favorece el adelgazamiento, mejora la circulación sanguínea y linfática y elimina toxinas. El iodo juega un papel importante en la regulación de la glándula tiroidea.

Un kilo de algas en polvo contiene tanto iodo como 10.000 litros de agua marina. No es extraño, teniendo en cuenta que las algas concentran en más de 500 veces los elementos esenciales de la vida: sales minerales, magnesio, calcio, potasio, vitaminas y ácidos. Todos estos oligoelementos son importantes para combatir enfermedades como reuma, obesidad o insuficiencia tiroidea.

Utilizadas a través de la hidroterapia, estas sustancias devuelven vitalidad a las células y mejoran y tonifican la circulación sanguínea. Gracias a la histamina se produce una vasodilatación y sudoración con la consiguiente eliminación de toxinas a través de la piel.

En estética, las algas son muy eficaces a la hora de combatir la celulitis, ya que distribuyen los nutrientes, estimulan las glándulas secretoras y limpian el sistema linfático a través de la eliminación del ácido úrico.

De todos los colores

Pocas personas se pueden imaginar cuando se pasean por la playa, bordeando la línea de la última marea donde se acumulan restos de concha y algas que han dejado allí las olas, como se describen en la Ruta de la Thalassoterapia por la costa vasco –francesa, en las Rutas Saludables, las diferentes especies de algas que están pisando, y se sorprenderían al conocer el amplio abanico de aplicaciones de estas algas: agrícola, industrial, alimenticio, terapéutico, cosmético e incluso decorativo como si de flores secas se tratará.

Según Martha Bellocq autora de diversos estudios sobre terapias con algas, las hay de todos los colores. “ El color de las algas es una de las primeras claves para poder determinar la identificación de las diferentes especies, puntualiza. Hay tres grandes grupos de macro-algas: Chlorophyta -algas verdes- Phaeophyta -algas pardas- y Rhodophyta -algas rojas.

“En cosmética se utiliza especialmente las algas pardas de las cuales se obtienen los alginatos y que tienen un importante contenido de iodo. Juegan un papel importante en productos como mascarillas, cremas, champús y lociones. El Fucus vesiculosus de color marrón verdoso posee unas vesículas que actúan como flotadores y sus propiedades son utilizadas en el tratamiento de la obesidad en la cosmética natural”.

La Laminaria digitata que alcanza los 3 y 4 metros de altura forma verdaderos "bosques marinos" y vive en las frías aguas de la Bretaña Francesa. Con un alto nivel en vitaminas A B C D E F K, calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo y otros elementos importantes que alivia el estrés, se utilizan sus alginatos para tónicos, cremas y lociones limpiadoras y exfoliantes

De las algas rojas se obtienen principalmente el carragen y el agar. El Chondrus crispus ( musgo de Irlanda ) y mastocarpus stellatus se recogen conjuntamente para la producción de carragen utilizado como espesante en la industria farmacéutica y alimentaria. Estas algas lavadas, blanqueadas al sol se pueden toman en infusión para el tratamiento de úlceras, trastornos estomacales y catarros.

Últimamente un ingeniero francés, Jean Yves Moigne ha investigado las propiedades del alga roja Asparagopsis armata, alga originaria de Nueva Zelanda, introducida accidentalmente alrededor de 1925 en las costas Europeas. En sus investigaciones constató que sus propiedades son muy eficaces en el tratamiento del acné. Actualmente varios laboratorios franceses y extranjeros están poniendo en marcha la elaboración del producto correspondiente.

En la decoración y divulgación del conocimiento de las algas, Martha Bellocq ha participado en varias exposiciones con sus obras realizadas mediante tratamiento y aplicación de una desbordante variedad de especies de la flora marina. Mirando las algas flotar en el mar, de aquí en adelante nos tendremos que recordar de los miles de beneficios que aportan y decirnos como el oceanógrafo Jacques Cousteau: "Prueba de la desconfianza de Dios hacia el hombre como guardián de su obra es que plantó el más bello de sus jardines bajo el agua del océano"

Algas de juventud

Además de esta tipología, existe otra clasificación diferente de las algas que se basa en el origen marino de los elementos. Ésta divide, a las algas en dos grupos: por un lado, el plancton y, por otro, el phytoplancton y el zooplancton.

La primera abarca todas las sustancias que flotan en el mar y contiene todos los elementos imprescindibles para la vida: lípidos, fósforo, flúor, potasio, vitaminas, proteínas… En cuanto al phytoplancton y el zooplancton, son sustancias microscópicas que viven suspendidas en el mar y destaca su composición en lípidos, oligoelementos, etc.

Dentro de todo ese grupo de nutrientes que forma parte de la composición de las algas, los aminoácidos son los responsables de mantener la firmeza y elasticidad cutáneas. Los macrominerales, por su parte, mantienen la hidratación de las células y previenen su degradación, a la vez que ayudan en los procesos curativos. Al mismo tiempo, las vitaminas- especialmente, la E, la C, y el betacaroteno- mejoran la oxigenación y la elasticidad de la piel.

El poder drenante y purificante de las algas favorece la pérdida de peso, mejora las circulaciones sanguínea y linfática y estimula el metabolismo y elimina toxinas. Por supuesto, todo ello se refleja en el estado de la piel.

En resumen, son los minerales, los polisacáridos y las vitaminas los que intervienen sobre la vitalidad de las células y propician una significativa mejora de las defensas del organismo. Por tanto, los elementos marinos pueden ser considerados como indispensables para el equilibrio biológico.


Mayte Suárez Santos.
Especialista en Medicina y Termalismo.
Miembro de la Sociedad Francesa de Termalismo y Talasoterapia para la Salud Buco-Dental.
Presidenta de la Asociación Española de Amigos de las Termas.
Editora de termasworld.com y Rutas Saludables.

 

Imprimir Artículo
: Editor Principal, Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación y Medicina General Integral. | Hospital ¨Julio Díaz¨, MINSAP| Fontanar Ave.243 #19815. Boyeros, La Habana, 10800, Cuba | Teléfs.: (537)76468648, Horario de atención: 8:30 a.m. a 5:00 p.m., de Lunes a Viernes


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002